Posteado por: agendanautilus | marzo 14, 2009

La geoingeniería, ¿tecnología para salvar al mundo o ayudar a destruirlo?

geoingenieria

Por Paulina Espinoza

Las investigaciones sobre el impacto del cambio climático en nuestro planeta han llevado a los científicos a comprender mejor los complejos sistemas que hacen que el mundo sea un lugar habitable. Y a partir de este entendimiento los científicos empezaron a desarrollar formas y técnicas para manipular el clima, que pudieran ayudar a contrarrestar el calentamiento global. A esta intervención de la ciencia para alterar o modificar los procesos naturales de nuestro planeta se le llama geoingeniería.

Un ejemplo del uso de geoingeniería: las seis toneladas de polvo de hierro que se arrojaron en el mar de la Antártica para provocar que el plankton, que es una especie de alga, se multiplique rápidamente, absorba mayor cantidad  dióxido de carbono y así cuando muera se hunda, arrastrando consigo al dióxido de carbono a las profundidades del océano. Pero nadie sabe todavía qué consecuencias podría traer tal cantidad de hierro en el agua, tanto para la vida marina y su ecosistema, como para los humanos.

Otra técnica de geoingeniería consiste en llevar partículas de azufre a la parte superior de la atmósfera, ya sea en un cohete, llenando los tanques de los aviones comerciales con combustible rico en azufre, o de cualquier otra manera. El chiste es que ya se comprobó que el azufre en la atmósfera ayuda a reflejar una gran cantidad de energía solar de vuelta al espacio. Cuando el Monte Pinatubo hizo erupción en 1991 y  liberó enormes cantidades de dióxido de azufre a la atmósfera, se formó una especie de capa de partículas de azufre y disminuyó la temperatura global 0.5 grados centígrados, y si se toma en cuenta que durante las glaciaciones la temperatura era cinco grados menor que la actual, medio grado sí es una gran diferencia.
El peligro que representa esta técnica es que se sabe que el azufre daña la capa de ozono y además la falta de sol podría afectar a la agricultura en general. Y aunque se podría prevenir el daño a la capa de ozono poniendo el azufre por encima, lo cierto es que con la geoingeniería ninguna técnica será perfecta e ideal ni para el planeta ni para nosotros.

Y además de todo esto, la geoingeniería podría utilizarse como un arma de guerra. El diario inglés The Guardian, pone como ejemplo el que un intento por reducir la lluvia en los Estados Unidos podría desencadenar un diluvio al otro lado del mundo.

Entonces es de suma importancia y urgencia que se haga algún tipo de legislación sobre la geoingeniería, que se establezcan límites para que no se lleven a cabo técnicas que al final puedan tener efectos secundarios más perjudiciales que benéficos. Porque parece que el ser humano está cada vez más empeñado en ser cada vez más poderoso que la madre naturaleza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: