Posteado por: agendanautilus | febrero 21, 2009

Dos satélites chocan y llenan de fragmentos el espacio cercano a la Tierra

space.com

Por Paulina Espinoza Candelario
El martes 10 de febrero dos satélites chocaron a una altura de 800 kilómetros sobre Siberia en Rusia. Uno de los satélites, llamado Cosmos 2251, pertenecía a este país y la NASA cree que llevaba cerca de 10 años sin ser utilizado. El otro era estadounidense y pertenecía a la empresa de comunicaciones Iridium.

Antes ya habían pasado choques entre satélites, pero a una magnitud muy pequeña en comparación con el recién ocurrido, por lo que sí se podía haber previsto que algo así ocurriría algún día y que podría volver a suceder. Lo que preocupa ahora, son todos los fragmentos que se han unido a la “basura espacial” que ya había alrededor de nuestro planeta. Vladimir Solovyov, jefe del segmento ruso de la Estación Espacial Internacional, dice que todos esos pedazos podrían quedar en la órbita satelital por más de diez mil años y advierte que hasta los trozos más pequeños podrían significar peligro para otros satélites y en especial para la Estación Espacial Internacional y sus ocupantes, debido a la velocidad a la que viajan los restos. Para darnos una idea, el satélite estadounidense viajaba a casi 30 mil kilómetros por hora, en otras palabras, le daba una vuelta al planeta en cien minutos.

Por otro lado, la NASA afirma que no hay ningún peligro inminente para la Estación Espacial Internacional, que es lo que más angustiaba a los científicos y astrónomos, ni para otros satélites. El estadounidense Nicholas Johnson, jefe de la NASA en asuntos relacionados con basura espacial, dice que: “La mayoría de los fragmentos caerán en algunas décadas, tal vez cien años”. Hay que aclarar que con “caerse” se refiere a que atravesarán las capas de la atmósfera y se incendiarán y desaparecerán antes de tocar tierra, pero si son demasiado grandes sí pueden llegar a estrellarse. De hecho, cerca de cuatro o cinco días después del choque, muchas personas en Texas y otros estados del sur de Estados Unidos afirmaron haber visto bolas de fuego atravesando el cielo e incluso unos escucharon algo parecido a explosiones o ruidos muy fuertes y vibrantes. Y hasta ahora lo más probable es que hayan sido pedazos de ambos satélites.

Un corresponsal de la BBC cree que es mucho más preocupante lo que dicen los expertos rusos. Y es que todavía hay orbitando satélites usados en la Guerra Fría que utilizaban energía nuclear para moverse y si se llegaran a destruir, quedarían un montón de restos radiactivos orbitando nuestro planeta.

Actualmente los restos del choque están siendo monitoreados y los optimistas esperan que la mayoría de ellos desaparezcan cuando desciendan y se quemen al tocar la atmósfera.

Dado que la mayoría de los restos no representan peligro para nosotros, esperemos que de perdida nos toque ver un espectáculo visual de pequeños fragmentos atravesando la atmósfera, parecido a diminutos asteroides surcando el cielo. Como de película, ¿a poco no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: